EHAS - Tecnología para la salud. Entrevista a Alberto Escudero.

Published: 17 May 2007 (Telecentre.org Community, Eiko Kawamura )

Lima, Perú

No recuerdo exactamente el día en que tuve noticias de EHAS, debe haber sido hace más de tres años. Lo que sí recuerdo es que este proyecto me impactó desde el primer momento en que lo conocí. Luego entrevisté a algunas personas que conformaban el equipo EHAS en Perú y quedé aún más encantada. Finalmente por casualidades del destino, conocí personalmente, hace un par de meses, a Alberto Escudero[1], él es una de las personas que trabajó en el desarrollo tecnológico del proyecto cuando éste recién empezaba.

¿De qué se trata EHAS? Pues Alberto Escudero va a explicarlo mejor en esta entrevista que le realicé por teléfono cuando él ya estaba en Suecia pero les adelanto que sus siglas hacen referencia al Enlace Hispano Americano de Salud. Este proyecto empezó en Perú como una iniciativa la Universidad Politécnica de Madrid y la ONGD Ingenierí­a Sin Fronteras, luego creció y se viene expandiendo por Colombia, Cuba y Ecuador.

El objetivo de la ahora fundación EHAS es “mejorar los sistemas públicos de asistencia de salud en las zonas rurales de los paí­ses hispanoamericanos, y todos aquellos otros que se encuentren en ví­as de desarrollo, a través del uso de las nuevas tecnologí­as de la información y la comunicación”. Para mayor información pueden ingresar a su página web en www.ehas.org

Os dejo ahora Alberto, no sin antes resaltar las últimas líneas de esta entrevista en la que con firme convicción, afirma que “Es importante trabajar a nivel local pero no por eso olvidar que todo eso tiene que hacerse al mismo tiempo que se hace un trabajo de sensibilización a nivel político, de influir en que haya un modelo justo de distribución”.

Hola Alberto, ¿Cuéntame cuál fue tu participación en el proyecto EHAS?

La idea inicial de EHAS comenzó con Andrés Martínez, creo que él estaba haciendo la prestación social sustitutoria (PSS) que es una alternativa al servicio militar en el Perú y cuando el volvió a España, tenía las ganas de iniciar algo un poco mas serio en el campo de salud y TICs. A su vuelta del Perú, Andrés reclutó a varios personajes, entre ellos a Valentín Villaroel y a mi, para conformar un equipo de trabajo.

Por un lado estaba el tema de la investigación tecnológica, es decir, cómo adaptar tecnología de radio en UHF/VHF (los walkie talkie) que se ha utilizado tradicionalmente para otro tipo de cosas. Luego, Valentín se centró en el tema del impacto social de las nuevas tecnologías, es decir, cómo medir el impacto de introducir las TICs en zonas rurales, en el caso del Perú, en zona de selva, cómo medir lo que ocurre antes y después de implementar la tecnología y la parte que yo llevaba principalmente era la parte tecnológica. El equipo de trabajo combinaba gente que tenía una formación muy fuerte en tecnología y los que habían trabajado con los aspectos sociales, o sea todo un equipo de trabajo del departamento de bioingeniería y medicina de la Universidad Politécnica de Madrid - UPM.

¿Qué estabas haciendo tú en la época que Andrés los convoca?

Era el año 98, en aquella época yo era miembro de Ingeniería Sin Fronteras y estaba haciendo mi proyecto de fin de carrera en el área de energías renovables en un tema mucho más “extravagante” que era el de Viviendas Rurales Autosostenibles. El departamento de Bioingeniería de la UPM tenía la posibilidad de contratar a cierto numero de personas para un proyecto de investigación y Valentín, Andrés y yo empezamos con el tema de Internet por radio en zonas aisladas. Yo había estudiado algo de radio, de hecho era radioaficionado en aquella época y ya había trabajado con algún enlaces de larga distancia en VHF. El equipo necesitaba también a alguien con experiencia en Linux, piensa que en el 98 era bastante nuevo en muchos ambientes... así comencé a trabajar en EHAS a tiempo parcial.

¿Cuál es tu labor cuando llegas a Perú para participar en este proyecto? ¿Cómo encuentras la situación que deseaban investigar, el impacto social de las tecnologías?

Cuando llego al Perú nos fuimos directamente a evaluar la tecnología en la zona de selva, Tarapoto, Yurimaguas, a pasar un par de semanas haciendo una primera visita del estudio piloto para ver si era viable o no la tecnología que habíamos desarrollado en condiciones de “laboratorio” en España, la idea era verificar si eso era posible técnicamente en una zona de selva que no se parece en absoluto a la zona donde nosotros habíamos hecho las primeras pruebas, mi primera reacción al llegar al Perú Amazónico es que era “muy verde” y en nuestros enlaces de radio, la visibilidad directa es muy importante, yo no me esperaba que la selva fuera tan plana, porque es como el mar pero verde, lo que pasa es que no lo ves porque como estas por debajo de las copas de los árboles no tienes ni idea de cómo es por encima, yo tuve la suerte de poder volar por encima y subir a algunos árboles para ver lo que hay por encima y es como una manta verde, eso me impresionó bastante. Otra de las cosas que me sorprendió mucho es el concepto de “distancia” entre dos zonas o de dos localidades dentro del río Amazonas; lo que en línea recta pueden ser diez kilómetros puede llegar a ser de cinco, seis horas porque uno no camina en línea recta, puede ser muy obvio para la gente que lo ha visto, pero para mi no era tan obvio. La idea que yo traía de España es que uno podría ponerse a caminar por la selva como el que anda por el monte y va de lado a lado, pero allí todo el transporte se hace navegando por el Amazonas que como tiene muy poco desnivel pues es muy ancho, muy plano y va haciendo muchas curvas. Allí me dí cuenta del potencial que tiene la radio, la ventaja de las comunicaciones inalámbricas, lo increíble que era que viajaba en línea recta y que en zonas donde la distancia puede ser de dos días en bote o en “peque peque” como lo llaman allá, pues en radio puede ser como 10 o 20 kilómetros y que esos enlaces eran viable técnicamente. No solo podíamos agilizar tremendamente las comunicaciones en la zona sino que además eramos capaces de reducir los costes de transporte asociados a las comunicaciones.

Durante esa visita me dí cuenta de las ventajas que permitía la tecnología a la gente que tenía que estar varios días en bote para llevar un reporte sobre estado de salud de su localidad, casos de malaria o simplemente para recabar información, de repente la comunicación permitía un cambio total de los mecanismos de trabajo de la gente, del personal sanitario y sobre todo me empecé a entender que a pesar del reto tecnológico el potencial era tremendo y me sorprendió que poca gente lo estaba haciendo. Hasta entonces pensaba que comprar una computadora era algo que con esfuerzo cualquiera lo podía hacer, pero en esa realidad te das cuenta que no es cuestión de esfuerzo, es totalmente inviable, eso de la pobreza debajo del dólar es de verdad.

¿Fue difícil implementar la tecnología en esta zona que de por si ya era complicada? ¿Que tipo de tecnología es la que llegan a implementar?

El trabajo de despliegue de la red se coordinó con la gente de la Universidad Católica en Perú con el apoyo de Ingenierías sin Fronteras. No creo equivocarme si digo que en este tipo de proyectos el esfuerzo no es solo “lo tecnológico”; la radio no deja de ser un aspecto más de un proyecto que tiene muchas dificultades y una de ellas es todo los aspectos logístico, esto no es algo típico de un proyecto en la selva del Perú sino algo común en todos los proyectos que he trabajado sea en Nigeria, Uganda o en cualquier otro país. La logística, es decir el llevar la radio, la torre, el cable, el que tengas un generador con electricidad, en que cuando llegues allí el personal no tenga malaria, como en el trabajo que hacemos en Nigeria o que no tenga SIDA o que alguien cercano se haya muerto la semana anterior, es decir son dificultades añadidas que se tienen que manejar logísticamente. Cosas que son muy simples, piensa que en Lima uno se baja a la tienda de la esquina y efectivamente puede encontrar un conector; pero en la mayoría de los proyectos no vas a encontrarte con una red celular que puedas coger el teléfono y hacer una llamada. Creo que no es hasta que uno no lo vive o no lo hace, que uno se da cuenta de lo importante que son esos otros detalles.

Luego está el tema de los tiempos, para una persona que viaja, y que lo hace desde España como era mi caso, a implementar un proyecto, uno tiene la mentalidad que en unos quince días uno tiene que hacer el trabajo y terminarlo, pero cuando uno trabaja en zonas rurales o trabaja en realidades muy diferentes, son esos factores humanos de tener que trabajar con gente de diferentes culturas y diferentes realidades donde el valor del tiempo es absolutamente diferente, es increíble como uno se hace paciente, uno se educa a que las cosas necesitan su tiempo. Si comparas la realidad de Suecia, donde vivo, donde todo la logística está muy cronometrada, en donde uno apunta en un calendario desde cuando se levanta, cuando se acuesta y cuando va al baño... bueno el concepto de adaptarse a la realidad del tiempo, y el esfuerzo de la realidad donde trabaja es un reto yo diría tan importante como el tecnológico.

La tecnología que usábamos en aquella época se llamaba “packet radio” que es una tecnología que se trabajaba en 144 Mhz, a una velocidad de transmisión de datos de 9600 bps. Una velocidad de transmisión que la mayoría de la gente diría que con eso no haces nada, pero en aquella época esa velocidad significaba tener o no tener correo, era lenta pero el correo electrónico funciona.

La primera tecnología que utilizó EHAS es una tecnología que trabaja en 144 Mhz que es la frecuencia similar a la que utiliza la policía local, o los radios de los taxis o muchos de los walkie talkies. En lugar de usar ese tipo de radios para enviar voz, uno envia otro tipo de “pitiditos y ruidos” que si se tratase de una conexión telefónica por modem. El protocolo de comunicaciones es conocido como AX25 y es un protocolo diseñado por los radioaficionados para este tipo de transmisiones y fue pionero de las primeras redes de datos previas al wifi. A pesar de lo que muchos creen la gente estaba usando comunicaciones inalámbricas con este protocolo mucho antes de que wifi entrase muy fuerte en el mercado a finales de los 90.

Un concepto básico en comunicaciones por radio es que a frecuencias más bajas uno puede hacer enlaces más largos pero con menos velocidad. Así en una red que usa AX25 se tienen enlaces de 50, 60 y 70 kilómetros, mientras que una red wifi va a existir mucho más dificultades con esas distancias.

¿Hasta dónde llego tu trabajo en esta etapa?

Durante el tiempo que trabaje en EHAS mi trabajo so concentro en la investigación tecnológica hasta que se consiguió el financiamiento para el despliegue de la red. La parte de despliegue operativa de la red se realizó un año después de las primeras pruebas una vez que la solución quedo más estandarizada. Cuando trabajé en el proyecto teníamos una tecnología de laboratorio, que necesitaba de más trabajo para su implementación masiva, desde el momento que yo deje el proyecto lo que se hizo fue estandarizar esa solución para poderla implementar en cuarenta, veinte, treinta lugares. El trabajo de pasar de una solución de laboratorio a un producto semi industrial no es trivial y parte de ese trabajo se subcontrato una empresa en España que fue responsable del ensamblaje de todas las piezas del prototipo.

Toda la parte que yo hice en aquella época fue en el laboratorio, probar diferentes tecnologías, probar diferentes radios diferentes protocolos, softwares y ser capaz de evaluar cual eran las mejores tecnologías que podíamos usar.

Me estabas comentando un poco sobre todo lo que has aprendido en tu trabajo en la selva peruana y una de las cosas que señalaste es que te ejercitaste un poco en la paciencia. ¿Que otras cosas mas aprendiste o te llevaste de lección durante tu estadía?

La experiencia en Perú fue mi “bautismo” en una zona rural trabajando con TICs. En el año noventa y siete yo tenía veinticinco años y había pasado una gran temporada trabajando con tecnología en el primer mundo, en el sentido de tener mi electricidad, agua, Internet. En el Perú me dí cuenta que la tecnología no era el único tema, existen problemas estructurales en la zonas rurales, el costo de la infraestructura es enorme. En el Perú empecé a entender las implicaciones de los modelos de privatización, como el los operadores de telefonía. Mientras que en Europa la infraestructura de telecomunicaciones que tenemos se ha hecho en la época del “Estado público” es decir el de los impuestos. En el Perú te dabas cuenta que en esas zonas iban a tener muy pocas posibilidades si no ninguna de tener acceso a infraestructura pública, te das cuenta que nadie iba a invertir ahí, estaba muy caro, y la población con la que se estaba trabajando no tiene ni tendrá los recursos para crear toda la infraestructura necesaria.

La única manera que uno puede crear infraestructura es con un modelo de reparto de la riqueza distribuido donde se genera ingresos en las ciudades para poder invertir en infraestructura en zonas rurales, es un modelo que tradicionalmente ha funcionado en toda Europa, siempre ha sido así, uno ganaba mucho en todas las ciudades y luego se iba montando la infraestructura en la zona rural. Con el modelo de privatización en el Perú, lo primero que nos damos cuenta es que todo esto del acceso universal, lo de por cada cinco teléfonos en la ciudad, uno en el mundo rural no deja de ser una hipocresía.

Al hablar con la Telefónica, con el Ministerio de Salud, con el Ministerio de Telecomunicaciones te das cuenta que todo lo que estabas hablando en Lima era muy bonito pero muy difícil de que fuera a funcionar para la gente de la selva. Creo que no se debe olvidar que es un tema de desarrollo social y político, por mucho que se invierta en infraestructura en zonas rurales, éstas requieren inversiones enormes que no se pueden crear con proyectos como EHAS, porque en los Andes los proyectos de inversión, de fibra óptica, de canales de microondas que corren por todo el país, no lo va a hacer nadie si no hay un esfuerzo a nivel estatal. Es importante trabajar a nivel local pero no por eso olvidar que todo eso tiene que hacerse al mismo tiempo que se hace un trabajo de sensibilización a nivel político, de influir en que haya un modelo justo de distribución. Sin un cuestionamiento del modelo de desarrollo que hemos elegido no vamos a ninguna parte.

[1] Alberto trabaja ahora para IT46 su correo es aep@it46.se y a la web www.it46.se

commentComment

« Back

Please complete the following calculation in the text field below.
6 + 42
Alias
Headline
Language
Comment